Mujer policía y cameraman por Eliane Bösch

Mujer policía y cameraman por Eliane Bösch

A Ana le habían comisionado el cuidado en la filmación de una película. Debía organizar a la policía para que los curiosos no se acercarán donde estaban filmando. Ella daba las directivas a sus hombres por teléfono, y estaba en la zona del director que le iba diciendo donde se iba a trabajar. Estaba atenta a todos los movimientos y en especial del que se ocupaba de la cámara que era grande y pesada. Tenía otra más pequeña que se la ponía al hombro, para seguir a los actores, en cualquier situación. Era un hombre corpulento que iba al gimnasio para tener sus músculos fuertes para hacer su trabajo. Era muy agradable y conversaba con Ana cuando tenían un ratito de descanso…esta no era muy agraciada… su cuerpo no tenía casi curvas, llevaba el cabello recogido y tenía una pequeña cicatriz debajo del labio. Ella sabía que no era llamativa y los hombres no se le acercaban… por lo tanto, le gustó la charla con Luis.

Un día, a la tarde empezó a llover. El director suspendió la filmación y después de guardar las filmadoras, y las cintas del trabajo del día, Luis salió y se acordó que estaba sin coche… pero vio el patrullero de Ana, se acercó y ella le indicó que subiera. Le hizo seña de esperar y terminó de dar las ordenes a sus compañeros. Ellos también se podían ir a sus casas.

Luego el le explicó que estaba sin su coche, si lo podía dejar donde conseguir un taxi… ella le preguntó donde vivía y empezó a manejar en esa dirección… seguía lloviendo torrencialmente. Al llegar el le agradeció y dudando unos segundos, le preguntó si no quería entrar a tomar un café. Ella lo miró dubitativa y le contestó: - no, café no, pero un té si tomaría - Sonrieron ambos y entraron en la casa…

Desde ese día comenzó una alegre camaradería entre los dos. Se interesaban el uno por el otro… hablaban de sus trabajos…Luis le enseñó a usar la cámara… eran felices estando juntos…varias veces habían salido a comer juntos…

Pero un día, finalizó el rodaje.

A ella le avisaron que ya no la necesitaban más… Luis estaba guardando todo en una camioneta, cuando Ana se acercó para despedirse. El le tomó la mano, dudó unos segundos y luego le pidió que fuera a cenar a su casa, pues quería hablar con ella.

Se vistió con un vestido (era raro en ella salir sin su uniforme). Tenía unos sentimientos muy extraños, que no podía explicarse.

Al encontrarse, ambos se miraron en silencio. Luis después de hacerla pasar y alabarle el vestido, le pidió que se sentara que debía decirle algo muy importante. Ella se sentía muy rara…al fin el le empezó a decir que desde que la había conocido, había sido muy feliz y en los últimos días, al aproximarse la despedida, descubrió que la iba a extrañar y eso lo hizo descubrir que…LA AMABA!

Ella abrió sus ojos y su sorpresa era muy grande…el sentía lo mismo que ella. Le sonrió y el se acercó y tomándole la cara, empezó a besarla tiernamente al principio y luego apasionadamente.

Así quedó sellado este amor que nació en la filmación de una película.

Escrito  por Eliane Bösch

Comentarios

  1. Amalia:Me siento muy honrada que te haya gustado tanto este pequeño cuento y lo hayas transcripto a tu blog. Estoy diversificando mis escritos y ahora escribo sobre distintos temas y épocas! Me siento MUY feliz escribiendo! Recibe un gran abrazo,,,

    ResponderEliminar
  2. rú eres una mujer increíble. AGRADEZCO A DIOS HABERTE CONPOCIDO. EN ESTOS TIEMPOS SIN VALORES, eres UN EJEMPLO PARA TODOS!!!!
    DIOS TE BENDIGA Y TE PROTEJA!!!
    Amalia

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Eliane.
    ERES UN EJEMPLO PARA TODOS!!!!
    BESITOS
    AMALIA

    ResponderEliminar
  4. LOS ESPERO POR MI BLOGS
    http://amalialateano.blogspot.com
    PASARÉ POR EL DE USTEDES
    PARA SALUDARLOS Y HACERME SEGUIDORA!!!
    BESITOS
    AMALIA

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus palabras serán leídas con respeto. La cortesía es nuestro lema.

Entradas populares de este blog

9-ESTROFAS DE NUEVE VERSOS ESTROFAS CASTELLANAS- LUIS ESTOICO

POEMA DE NOEMÍ CARRIZO-

ESTROFA ALELUYA - LUIS ESTOICO-2