AUSENCIA

Veinte ciudades de hombres me separan de ti,pequeñita que llenas mi corazón tan grande.Entre nosotros dos, la distancia enemigaaleja nuestros cuerpos, ávidos de estrecharse.La lejanía yergue sus muros invisibles,en donde nuestras manos vanamente golpean.Miro, a través de largo camino polvoriento,tus brazos cariñosos que, allá lejos, me esperan.Estás ausente tú, la que no ha muchas tardesse ceñía a mi cuerpo con amoroso lazo;la que llenó de amor con su carne aromadala trémula oquedad que le hicieron mis brazos.Y hoy estos brazos caen, vencidos, agobiados.La vida, en torno a mí, se desliza tranquila.No estás tú, mi pequeña, no estás, y este hombre tristeno ha de mirarse al fondo de tus negras pupilas.Otros ojos te ven y yo no puedo verte,yo, que te sé mirar como nadie te mira.Almas de otros recogen tu perfume de pena,cuando en las tardes tristes, tu corazón suspira.Mal de ausencia es el mío, y el tuyo es mal de ausencia,mal de quererse mucho sin poderse querer,sin que puedan los labios decir eso divinoque en el beso se dicen el hombre y la mujer.Hoy, el cielo está gris, y mi alma gris, pequeña.allá donde tú estás se alza toda la aurora.Sólo con tu recuerdo -la recordaba lejos-busco el rincón distante donde te encuentras, sola.Y pienso que mañana te encontraré de nuevo.de nuevo, en carne y alma, junto a tu amor, feliz.Pero la vida es corta, mi pequeña, muy corta,¡y un día de mi vida, yo he pasado sin ti!
//
Fuente: Palabravirtual.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

POEMA DE NOEMÍ CARRIZO-

GEORGE CARLIN (Su esposa murió recientemente.)