Google+ Followers

MI MUNDO TU MUNDO

INVITACIÓN





RECOPILACIÓN DE ESCRITORES
CONTEMPORÁNEOS
ARGENTINOS
LATINOAMERICANOS
Y DE HABLA ESPAÑOLA

Si deseas publicar tu trabajo, envíalo a:


parafotitos@gmail.com

domingo, 18 de abril de 2010

MUJER



MUJER





Para mirarte y verte
entera necesito
Olvidar todas las palabras
 
 
Olvidar todos los silencios necesito
Para sentirte entera
 
 
Y para poder ser hombre necesito
Llorar
Llorar como los árboles en otoño
 
 
Hoy
Para poder ser el despertar que te nombra
Necesito verte
Necesito verte con todos los fuegos que te visten
Con todos los mares que te envuelven
 
   
Soy hombre y campo
Después de ser la desnudez que acompaña
Y dibuja tus amaneceres
    
 
Soy hombre e invisible sombra
Cuando mis brazos se pierden en tu voz
Cuando mi llanto olvida lenguajes y misterios
    
 
Ahora puedo resucitar todos los días
En tus brazos silenciosos y frutales
Pues soy un niño que duerme
En el corazón de las estrellas










Antonio Marín Segovia

                                         







martes, 13 de abril de 2010

CABALLO

Caballo
rudo trajinar entre los campos,
solaz vergel los alfalfares
¡Ansia de retozo entre sus verdes!
pero prima el galope acompasado,
con un ritmo febril y persistente.
Alocados mis sueños se han trepado
por las ancas lustrosas para el vuelo.
Pensamientos cabalgan cual vigías
como flechas señalan derroteros
diluidos sin piedad por vastedades,
después de un rato, siguiendo los senderos
¿adónde irán a parar tantos ensueños
si en un punto
nos fundimos con el cielo?
porque hemos creído tontamente
que pudimos traspasar el horizonte.
Al apearme:
terciopelo mojado de sudores,
acarician mis manos resignadas.
Y recojo el paquete no entregado
que será devuelto nuevamente,
para un próximo viaje, ya sin vientos.
esta vez, en un papel más resistente

Normi
Norma Masarone

martes, 6 de abril de 2010

Por una vez el lucero... ( Letrilla)














Por una vez, el lucero.
Resplandece en  agua fresca.
De mis sueños paradero...



Es el mismo  abrevadero
De una sombra gigantesca.
Tuvo en tu beso asidero
Mas el tiempo bullanguero 

Resplandece en  agua fresca.

  

Avariento como austero
Quemó todo como yesca.   
Con soles el  limonero
 Fructificó muy  ligero




De mis sueños paradero…


Cualquiera es aventurero
En la tarde pintoresca…
Por eso no desespero
Por el grito pregonero
Por un momento el lucero...



                       AMALIA LATEANO








domingo, 4 de abril de 2010

Veintisiete años por Eliane Bösch

Este es un cuento corto de mi autoría, situado en Inglaterra, en el siglo XVIII y se titula:

VEINTISIETE AÑOS

Ella estaba mirando por el ventanal del salón. Caía una lluvia intensa, y en el parque se formaban pequeños charcos en el césped. De repente sus pensamientos fueron interrumpidos por la voz de su hermano: - Susan ¿estás soñando con tu príncipe azul? -

-No, ya no lo hago. Mis deseos están frustrados y ya no tengo esperanza de casarme. -

Su hermano David, entonces exclamó: - Pero donde está mi hermana alegre y optimista?¿Me la han cambiado?¿Porque estás tan segura que no te vas a casar? -

Su respuesta fue con voz lúgubre: - Ya tengo veintisiete años. Nada a la vista, por lo tanto ya no puedo tener ningún tipo de esperanza -

Siguió un silencio y David se acercó, le acarició los cabellos y cuando miró sus ojos, vio que las lágrimas pugnaban por salir... - Mi querida hermana, no debes sentirte así. Yo estoy seguro que alguien vendrá en tu busca, alguien debe ver la bella persona que eres, tan inteligente, tan amable con todos. Sí, sí, Susan, alguien vendrá, estoy seguro... -

En ese momento, entre la tormenta, se oyó el galope de un caballo. Ambos miraron y vieron un jinete desconocido acercarse...

¿Seria el príncipe azul de Susan?

Editado por Eliane Bösch
http://matthewmusainspiradora.blogspot.com

sábado, 3 de abril de 2010

La Cena


Pintura "La Última Cena"
Leonardo da Vinci, 1495-1497
Temple y óleo sobre yeso - Renacimiento
Pintura realizada sobre muro al fresco
en Santa María de la Gracia.




La cena
01.03.10


Para hablar de la última cena,
abría que recordar todas aquellas
donde el festín fue unánime,
donde todo parecía vivirse
en armonía.

Cuando la seguridad de ese reino
se podía tocar con las manos
y cualquier peligro o sombra,
la luz que emana de su cuerpo
la desaparecía.

Donde la fidelidad de sus seguidores
se escuchaban por los caminos,
en sus cantos y loas,
en las palmas y pétalos
derramados, como el perfume
de la Magdalena, sobre sus pies de olivo.

¿Pero fueron estos gestos efímeros?
¿Sólo promesas sin cumplir?.
¿Por qué tanta vida vacía Dios mío?,
De estómagos llenos y
olvidadas almas sombrías.

¿Cuantas más últimas cenas de traidores,
de infieles seremos testigos?
¿Hasta cuando más el gallo cantará
sus tres veces…?
Para entender que somos miembros de esta cena,
para saber que ese vino es sangre nuestra
y el pan, la carne viva de nuestra miseria.

Porque al bendecir la copa de vino
y el pan sobre la mesa…
Cristo nos compartió,
siendo Él la bebida y merienda.

Porque tuvo que suceder ese instante
de la Última Cena…
Para renovarlo todo, sobre este pergamino
donde seguimos escribiendo
el Nuevo Testamento...


Maricruz Diaz

http://denuevaluzaperegrinos.blogspot.com/

viernes, 2 de abril de 2010

EL AMOR VIAJABA

El amor viajaba por el aire
a solas y sin prisas, el sabía
que no era sustantivo, adjetivo y,
que tampoco era palabra.
El era algo más que el fluido del
pensamiento, era verbo hecho
carne en el cuerpo, y espíritu en el alma.
Era la melodía de alguna cuerda de
garganta, que se dispersaba por el aire,
acompañada por el trino de los pájaros,
mezclados entre las plantas; era mar en
las llanuras, olas de arena en las lomadas,
espuma de jarilla y chilca, que mece el
viento con su mano calida, y en la rama
del sauce un zorzal que canta.   
Era flor de girasol de pétalos elocuentes,
buscando el claro rayo de agua, sonrisas
de niños dibujada en los espejos, y en las
almohadas, adolescencias de
gabiotas que volaban, cortejos de parejas, y
vejez del silencio en la mirada.
El era luz dorada en el otoño, posada en los
brazos de los árboles, monotonía de música
silenciosa de la tierra, cubierta con sus sabanas
blancas,  era la mano verde que
pintaba el capullo nuevo y, perfumaba jardines
y colinas en los días lilas, era el sello
reluciente de la clorofila en las tardes transparentes.
El era el azul del cielo y el azul del agua, era
todo lo que estaba y lo que no.
El odio inadvertidamente se alejaba, cuando el
presentimiento de los colores del amor
rondaban por el aire.
 El estaba ahí, ante la mirada de todos, y de
algunos, del que quería verlo y el que no,  
de los ojos traslúcido y los opacos, el viento
lo llevaba a donde el quería, se hacía figuración
en las esquinas, templo en las miradas, veredas
en los pies, albores en las mañanas, ocaso en el
crepúsculo de las tardes largas y, ceniza en las
melodías de las remembranzas. 

 GUSTAVO MARTINES GARINO

jueves, 1 de abril de 2010

EN LA IMAGINACIÓN D ETODOS

jueves 1 de abril de 2010

EN LA IMAGINACION DE TODOS

por un momento
pensé en un mundo
sin Babel,
en un mundo, sin la risa,
en un mundo
sin palabras...
un mundo poblado 
solo de silencios,
ni siquiera un
eco;
un mundo sordo,
un mundo ciego,
un mundo mudo;
que haríamos nosotros
poderosos personajes
de la vida?
poetas inconclusos,
actores sin hablar,
musica sin oír,
bebes sin llanto,
madres que miran
en silencio,
un mundo donde
culmina y comienza todo,
sin sol,sin luna,
sin pajaros,
un mundo SILENCIOSO;
y me pregunto otra vez
en voz baja,
porque a veces llenamos
todos los espacios
de ruido,nada mas que ruido?
y las palabras, solo son
ruido,encubrierto,
necesitamos la soledad?
no me refiero a eso,mundo,
me refiero a un mundo
EN SILENCIO
el mas absoluto silencio
de la tierra...
lidia-la escriba