Eres la voz que abre todas las ventanas al mar,
Ese mar que habla contigo a todo momento




Eres algo más que el fuego del hogar
Y por eso no necesitas de fiestas para ser abrazada
Para ser querida igual que un gran árbol en agosto




Tú eres siempre
Algo más que un saludo o un alegre saludo.
Pues tus manos y tus ojos son la voz de los que saben soñar.
De los sueñan igual que un río




Hoy y mañana y siempre el verano sabe nacer dentro de ti
Sin prisas y sin miedo,
Aunque seas hija del invierno y la lluvia




Y ahora, que todos caminamos sin rumbo,
Entre el frío y el cemento,
Sabemos que siempre tenemos unos buenos días
Y unos ojos que conocen los secretos del mar
Ese mar que muchos no han abrazado
Aunque se pasen el día hablando de abrir Valencia al mar
Y de situar nuestros corazones en el centro del universo...




Huyamos de los que presumen ser igual que dioses
Huyamos de todos los que quieren ser igual que una montaña
Pero nunca olvidemos saludar tu voz con un abrazo interminable




Tu voz sin edad
Siempre limpia y alegra las esquinas de cualquier día



Y tus ojos sin dueño
son algo más que una mirada,
Pues saben soñar y correr al lado de nuestro mar
De ese mar que algunos quieren apresar




Antonio Marín Segovia