Google+ Followers

MI MUNDO TU MUNDO

INVITACIÓN





RECOPILACIÓN DE ESCRITORES
CONTEMPORÁNEOS
ARGENTINOS
LATINOAMERICANOS
Y DE HABLA ESPAÑOLA

Si deseas publicar tu trabajo, envíalo a:


parafotitos@gmail.com

miércoles, 22 de abril de 2009

EL REO DE MUERTE-Fragmento




EL REO DE MUERTE

Para hacer bien por el alma
del que van a ajusticiar!!!

I

Reclinado sobre el suelo
con lenta amarga agonía,
pensando en el triste día
que pronto amanecerá;
en silencio gime el reo
y el fatal momento espera
en que el sol por vez postrera
en su frente lucirá.

Un altar y un crucifijo
y la enlutada capilla,
lánguida vela amarilla
tiñe en su luz funeral,
y junto al mísero reo,
medio encubierto el semblante
se oye al fraile agonizante
en son confuso rezar.

El rostro levanta el triste
y alza los ojos al cielo,
tal vez eleva en su duelo
la súplica de piedad.
¡Una lágrima! ¿es acaso
de temor o de amargura?
¡Ay! a aumentar su tristura
vino un recuerdo quizá!!!

Es un joven, y la vida
llena de sueños de oro,
pasó ya, cuando aún el lloro
de la niñez no enjugó
el recuerdo es de la infancia,
¡y su madre que le llora,
para morir así ahora
con tanto amor le crió!

Y a par que sin esperanza
ve ya la muerte en acecho,
su corazón en su pecho
siente con fuerza latir;
al tiempo que mira al fraile
que en paz ya duerme a su lado,
y que, ya viejo y postrado
le habrá de sobrevivir.
...........................................

martes, 21 de abril de 2009

Palabras Vacías


PALABRAS VACIAS


de Simple69

Si vacías son … vacías

sin sentido cuando uno no lo siente

cuando la palabra no es relevante

cuando la acción lo es todo.


Palabras al viento muchas veces

Palabras que esconden dolor

Palabras que esconden tristeza

Y hoy sentiré que la forma

De decir te amo no la leerás.


Quiero estar contigo

Volver a nacer

Quiero regresar contigo

Y que me sientas que estas palabras

no son más vacias.


Libera mis palabras

Déjalas volar cual beso al viento.

Le pediré a dios que me alcance la vida

Para darte todo aquello que las palabras

No han llenado.

domingo, 19 de abril de 2009

QUEBRADO



QUEBRADO

DIME...!
SI ALGUNA VEZ HAS HABLADO SOLO...COMO SUELEN LOS DEMENTES.
SI NO HAS VUELTO LOS OJOS,ABSORBIDOS Y ESPANTADOS.
SI NO SENTISTE EN EL PECHO,LA VOLUNTAD DEL PASADO.
Y ESA ANGUSTIA TAN HORRENDA QUE PRESIONA AL SER VIVIENTE.DIME...! SI EN CADA PASO QUE DISTE,NO TEMISTE DEL FUTURO
Y LA LUZ DE AQUEL CAMINO, SE VOLVIA MAS PEQUEÑA...
Y LAS MANOS EN TU PECHO SE OPRIMIAN CON MAS FUERZAS
POR VER QUE ESTABA CERRANDOSE DE LA FE,LA ULTIMA PUERTA.Y...SI TANTO HAS TEMIDO Y SI TANTO HAS LUCHADO
CON LOS SENTIDOS PERDIDOS Y LOS OJOS ASOMBRADOS
COMO PEDIR QUE CONTESTES CUANDO TODO HAS PASADO
Y EN CADA MARCA DE FRENTE UNA ESPERANZA AHOGADA.CUANDO YA NO QUEDAN FUERZAS PARA CONTINUAR LUCHANDO...
COMO PEDIR QUE CONTESTES...SI ES MEJOR SUERTE SER LOCO ,QUE VIVIR LA VIDA CUERDO.

de MARIANA Z. (1986)

viernes, 17 de abril de 2009

RECUERDOS


Recuerdos

Poema de Ramón Emilio Darío Martínez Acosta


Hay recuerdos tan efímeros
como el instante en que suceden
otros en el mismo final reviven
a un momento de que los olviden.

Somos nuestro recuerdo,

imagen lúcida de lo vivido
con el olvido morimos
sin la memoria, no existimos.

(io)
Santo Domingo
del 20 de enero del 2009


¡¡¡La repetición es el principio y el fundamento
de todo conocimiento y de toda sabiduría.!!!
......................................................................(io)

¡¡¡Hay que tener muuuuuuuuuuucho valor. !!!
¡¡¡Porque todo es verdad y todo es mentira.!!!
¡¡¡¡¡¡¡Porque la es verdad es individual. !!!!!!!

A mis soledades voy




A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.

No sé qué tiene el aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo,
no puedo venir más lejos.

Ni estoy bien ni mal conmigo;
mas dice mi entendimiento
que un hombre que todo es alma
está cautivo en su cuerpo.

Entiendo lo que me basta,
y solamente no entiendo
cómo se sufre a sí mismo
un ignorante soberbio.

De cuantas cosas me cansan,
fácilmente me defiendo;
pero no puedo guardarme
de los peligros de un necio.

Él dirá que yo lo soy,
pero con falso argumento;
que humildad y necedad
no caben en un sujeto.

La diferencia conozco,
porque en él y en mí contemplo
su locura en su arrogancia,
mi humildad en mi desprecio.

O sabe naturaleza
más que supo en este tiempo,
o tantos que nacen sabios
es porque lo dicen ellos.

«Sólo sé que no sé nada»,
dijo un filósofo, haciendo
la cuenta con su humildad,
adonde lo más es menos.

No me precio de entendido,
de desdichado me precio;
que los que no son dichosos,
¿cómo pueden ser discretos?

No puede durar el mundo,
porque dicen, y lo creo,
que suena a vidrio quebrado
y que ha de romperse presto.

Señales son del juicio
ver que todos le perdemos,
unos por carta de más,
otros por carta de menos.

Dijeron que antiguamente
se fue la verdad al cielo;
tal la pusieron los hombres,
que desde entonces no ha vuelto.

En dos edades vivimos
los propios y los ajenos:
la de plata los estraños,
y la de cobre los nuestros.

¿A quién no dará cuidado,
si es español verdadero,
ver los hombres a lo antiguo
y el valor a lo moderno?

Todos andan bien vestidos,
y quéjanse de los precios,
de medio arriba romanos,
de medio abajo romeros.

Dijo Dios que comería
su pan el hombre primero
en el sudor de su cara
por quebrar su mandamiento;

y algunos, inobedientes
a la vergüenza y al miedo,
con las prendas de su honor
han trocado los efectos.

Virtud y filosofía
peregrinan como ciegos;
el uno se lleva al otro,
llorando van y pidiendo.

Dos polos tiene la tierra,
universal movimiento,
la mejor vida el favor,
la mejor sangre el dinero.

Oigo tañer las campanas,
y no me espanto, aunque puedo,
que en lugar de tantas cruces
haya tantos hombres muertos.

Mirando estoy los sepulcros,
cuyos mármoles eternos
están diciendo sin lengua
que no lo fueron sus dueños.

¡Oh, bien haya quien los hizo!
Porque solamente en ellos
de los poderosos grandes
se vengaron los pequeños.

Fea pintan a la envidia;
yo confieso que la tengo
de unos hombres que no saben
quién vive pared en medio.

Sin libros y sin papeles,
sin tratos, cuentas ni cuentos,
cuando quieren escribir,
piden prestado el tintero.

Sin ser pobres ni ser ricos,
tienen chimenea y huerto;
no los despiertan cuidados,
ni pretensiones ni pleitos;

ni murmuraron del grande,
ni ofendieron al pequeño;
nunca, como yo, firmaron
parabién, ni Pascuas dieron.

Con esta envidia que digo,
y lo que paso en silencio,
a mis soledades voy,
de mis soledades vengo.

LOPE DE VEGA

jueves, 16 de abril de 2009

Fría..

FRÍA ESTAS
Asi tan frÍa te encontre
Tan frÍa y dura a la vez
Tan triste y vacía quizas
Capaz de resistir …cualquier palabra dulce
cualquier cariño sincero
cualquier muestra de amor perpetuo
Fría asi de fría como el invierno más crudo
Como el frío que mata mi piel
Como el silencio tuyo que mata por dentro
Quien pudiera decir
Que tu frialdad esconde tu timidez
Que te protege quizás
Que no te deja vivir sin más
Rompe ya el hielo que te cubre
Dejate amar en silencio

miércoles, 15 de abril de 2009

DELICIA


DELICIAS

Vivo intentando aumentar las delicias de mi alma
Trato de comprender la felicidad

Me pregunto si en verdad existe

O solo la busco para mi tranquilidad

Vivo intentando aumentar las delicias de mi alma

Mi corazón anhela la verdad

Esa verdad que me entristece y alegra como un canto de la deidad

El momento tan querido ya se fue

Esa persona nunca existió

El entorno creado por mi imaginación no pudo ser

Quiero vivir de una vez

Los momentos que quedan por viajar

Me siento triste y solo

Lleno de gente y suerte en la vida

Lleno de soluciones a problemas que no tengo

Muerto de creatividad

Mi alma anhela esperanza

Mi corazón la escribe todos los días en mis pulmones

Tengo que sobrevivir a mi vida

Hasta que llegue la muerte y se enoje porque estoy feliz

Vivo intentando aumentar las delicias de mi alma

Vivo intentando aumentar las delicias de mi alma

No me conformo con lo bueno ni lo malo

Debe haber algo más profundo

O tal vez he cavado muy hondo

Y llegado hasta el final del camino

Mi alma anhela esperanza y mi corazón la escribe en mis pulmones

Mi vida depende de un suspiro que no tengo

El momento anhelado que no existe ni llegará algún día

Es lo que me mantiene vivo

Mis palabras ya no sirven porque nunca fueron buenas

Y mi voz no se escuchó por ningún rincón

Mis gritos de agonía no fueron lo bastante penosos

Para que la gente los tomara en cuenta

Vivo intentando aumentar las delicias de mi alma

Delicias que siempre tuve pero nunca pude ver

Mi felicidad se fue con mi esperanza

Y mi esperanza ahora es un suspiro de alegría

De esos que da el libertinaje

Soy personaje libre y preso de mi deseo

Y ni siquiera puedo comprender mi felicidad

Estoy solo y triste lleno de gente alegre

Y palabras de ánimo y aliento

Que no tienen ningún propósito

Todo lo que hago es falso

Incluso lo que escribo carece de verdad

No soy honesto ni conmigo mismo

Pero vivo intentando aumentar las delicias de mi alma.


de Jean Machuca (noviembre de 2005)

FRASE



Carmenza:
"El hombre y la mujer han nacido para amarse, pero no para vivir juntos. Los amantes célebres de la historia vivieron siempre separados. "
Noel Clarasó


AUSENCIA

Veinte ciudades de hombres me separan de ti,pequeñita que llenas mi corazón tan grande.Entre nosotros dos, la distancia enemigaaleja nuestros cuerpos, ávidos de estrecharse.La lejanía yergue sus muros invisibles,en donde nuestras manos vanamente golpean.Miro, a través de largo camino polvoriento,tus brazos cariñosos que, allá lejos, me esperan.Estás ausente tú, la que no ha muchas tardesse ceñía a mi cuerpo con amoroso lazo;la que llenó de amor con su carne aromadala trémula oquedad que le hicieron mis brazos.Y hoy estos brazos caen, vencidos, agobiados.La vida, en torno a mí, se desliza tranquila.No estás tú, mi pequeña, no estás, y este hombre tristeno ha de mirarse al fondo de tus negras pupilas.Otros ojos te ven y yo no puedo verte,yo, que te sé mirar como nadie te mira.Almas de otros recogen tu perfume de pena,cuando en las tardes tristes, tu corazón suspira.Mal de ausencia es el mío, y el tuyo es mal de ausencia,mal de quererse mucho sin poderse querer,sin que puedan los labios decir eso divinoque en el beso se dicen el hombre y la mujer.Hoy, el cielo está gris, y mi alma gris, pequeña.allá donde tú estás se alza toda la aurora.Sólo con tu recuerdo -la recordaba lejos-busco el rincón distante donde te encuentras, sola.Y pienso que mañana te encontraré de nuevo.de nuevo, en carne y alma, junto a tu amor, feliz.Pero la vida es corta, mi pequeña, muy corta,¡y un día de mi vida, yo he pasado sin ti!
//
Fuente: Palabravirtual.com

SERRAT

martes, 14 de abril de 2009

¿DÖNDE ESTAS?


DE simple69-

DONDE ESTAS?

Amor que traicionas ..
Amor que faltas ..
Amor que usas ..
Amor que golpeas ..
Dónde estas…

Será que vienes disfrazada?
Será que juegas contigo misma?
Será que disfrutas ver la sangre en el rio?
Será que gozas con lo que haces?

Quién puede creer en tu sufrimiento?
Si no ha recibido de ti
El vil golpe a espaldas ..
La estocada que necesita la traición.

Usas la palabra y la mentira
Para cubrir tu ardid protector
Usas la frase y la pena
Para ganar atracción ..

Te busco a ti ..
Amor real ..
Amor de día y de noche …
Amor que tocas y encantas …
Amor que escuchas …
Amor que no traicionas …

A tí te busco
Leal, franca y ardorosa …
Única y exponencialmente amable
Mujer íntegra llena de ese amor puro
Amor del cual solo uno puede ser dueño.

lunes, 13 de abril de 2009

NEVADA


Juana y la nieve

A la montaña le da el nombre, su dueño. Entre los mapuches, al amo y señor, le dicen Pillán que es un espíritu que vigila sus tesoros y los preserva de las colosales injusticias que cometen los hombres. Eso dice Pillán, y no perdona ni a los chicos, y mucho menos a los grandes.
Pillán vive en la cima deshabitada hasta donde ninguno de nosotros se aventura, pero desciende para transitar sus senderos, custodiar los animales del monte, y aparecerse a la margen de los lagos o en la abra de los valles, donde finaliza su dominio...
Se sabe que cuando Pillán se encoleriza, un viento amenazante empieza a estremecer las copas de los árboles más altos, sacudiendo con fuerza extraordinaria hasta la más tierna hierba, echando el silencio que se adormece en los montes y reuniendo a las nubes. Cuando quiere escarmentar, lo hace con odio y provoca tormentas, y derrumbes, y erupciones...
Les hace kalkutun, es decir brujerías.
En una zona muy rica en animales, donde se mezclan los huemules y las maras, correteando libremente entre los amancays, una vez un grupo de muchachos recorría el bosque de cacería siguiendo las huellas de un huemul. Decididos, con el carcaj y el cuchillo bajo el ropón de lana y seguidos por los perros, iban escalando la pendiente.
- Seguro que se fue para la corriente – dijo uno – allí lo apresaremos. – Y sin más palabras marcharon, ufanos, siempre hacia lo alto, siguiendo la rastreada que abraza la montaña. Sus pasos se hicieron cautelosos al arrimarse al riachuelo. Era un arroyito, apenas un chorro de agua que resbalaba desde la cumbre, donde guijarros o troncos caídos formaban diminutos estanques, y los altos árboles perdían toda hosquedad, tapizándose de musgos y engalanando con flores multicolores que exhalaban aromas embriagadores.
Escondidos y callados, los jóvenes cazadores esperaron al huemul. Cuando ya había pasado más de media hora, espacio de tiempo que les pareció muy largo, el animal llegó al río y se instaló a beber con parsimonia el agua cristalina. Los perros, inquietos se adelantaron y espantaron al ciervo, que huyó ágilmente cuesta arriba, buscando el refugio de los árboles...
Y comenzó la cacería. Los perros rastreaban la huella y corrían, enhiestos, mientras los cazadores se distanciaban, subiendo por diferentas vías, para rodear al animal. Por momentos, el huemul se inmovilizaba y rápidamente, asustado, volvía a correr, siempre trepando montaña arriba, su única ruta libre.
Cuando lo atraparon estaban casi en la cima. Lo arrinconaron contra las grandes riscos al animal que estaba sin resuello. De este modo les fue fácil clavarle sus cuchillos. Ellos también temblaban, con el corazón golpeando como el parche de un Kultrun y con las piernas y pies lastimados por las espinas de los matorrales.. Una vez recuperados, tomaron conciencia que anochecía y no conocían el sendero para volver.
Acaso porque jamás habían subido tan alto por las cuestas de la montaña, o porque el paisaje había tomado formas extrañas con las sombras de la noche y nada les era familiar. Ya no había árboles, ni veían las araucarias, las que tenían hongos a su alrededor. Ya no se veían más pájaros ni flores. Sólo encontraban los huesos blancos de algún animal muerto. Pisaban el suelo peñascoso que no se escondía bajo la alfombra de hojas, de frutos, de ramitas como cuando subían... Todo estaba desnudo. Limpiado por un viento helado que se enredaba cada segundo más en el miedo. La montaña completa parecía purificarse en la blancura de la luna que aparecía en el inmenso océano negro del cielo.
Cierta preocupación los llevó a apurar el paso y desear estar cuanto antes nuevamente en su ruca, la casa de piedra con el hogar encendido y el olor de la comida confundiéndose con el humo... En un recodo del río, que les pareció seguro desollaron al animal, y salaron su carne deshuesada. Luego, cansados siguieron descendiendo por la ladera, arrastrando los bolsones. Fue entonces cuando escucharon un gemido, y apurados entraron a la casa. Toda la noche los acosó el quejido de la montaña.
Antes del amanecer comenzó a cubrirse todo con una niebla tan espesa como el humo que cerró el firmamento y no se distinguió más la luz del sol. Entonces empezó a caer desde la cima de manera continua, piedras de todo tamaño que golpeaban la tierra caliente. Retemblaba bajo la heredad de los mapuches con una lluvia de cenizas que cayó sobre los sembrados.
Las machis, mujeres sabias, redoblaron las rogativas pero de nada sirvieron. La más anciana leyó en las cortezas de Coihue, del árbol siempre verde tan mágico, pero las escrituras le resultaron confusas. Su sabiduría la llevó a buscar la soledad por siete días y sus noches en una grieta de la montaña, envuelta en su grueso manto y nutriéndose solamente con los frutos de la murta. Algunos dicen que se alimentó sólo con la corteza del ñolhiñ. Cuando volvió de su recogimiento estaba apenada por la noticia que debía dar al Cacique: solo una ofrenda calmaría al Pillán, y pedía el mayor tesoro, su hija..
Les explicó que debía llevarla arriba el más aguerrido y sabio de los Koná.
La princesa se llamaba Huilefún, que quiere decir Juana en idioma mapuche, y era tan hermosa, que todos lloraron al conocer la noticia.
Su madre quiso esconderla pero nadie la ayudó. La cruel inmolación debía cumplirse.
Las mujeres de la tribu la arreglaron, la peinaron y embellecieron Le trenzaron el negro pelo, la envolvieron en un manto nuevo y se lo sujetaron con un prendedor de Llanka. De esta manera, la princesa se presentó ante todos los pobladores que la despidieron llorando y guardando sus gritos de impotencia.
Un joven, tan hermoso como ella se acercó y le dijo:
___Yo te llevo, Juana..
Sonaron los Kultrunes y en ese sonido se ahogó el sollozo del Cacique y de su mujer que, con el cabello cortado, corrió hasta la jovencita y le prendió en el pecho, su mechón de duelo.
Los dos jóvenes comenzaron el ascenso hacia la cima entre el humo y las piedras que ocultaban por momentos, las siluetas de ambos.
Cuando llegaron, la jovencita le pidió que no demorara en bajar, pero el muchacho le contestó - Yo me quedo con vos...

Pillán los observaba confundido en el alma de un cóndor.

El frío los llevó a abrazarse. Y el miedo. Y se quedaron juntos, envueltos por sus mantos. Imprevistamente, una negra sombra. Una enorme negrura los cubrió. En el firmamento, resplandeció una tenue lucecita, como una luciérnaga. Era Sechû, el duende de las almas buenas. Con sus largos cabellos ocultó a los jóvenes.
Pillán, cada vez más enceguecido de ira porque nunca pudo vencer al Amor, era transportado en las alas de un cóndor, y se sentía poderoso. Se abalanzó sobre la pareja pero no pudo arrancar a Juanita, ni aprisionarla con sus garras. Y no la levantó en el aire porque se interpuso el duende. De este modo, encolerizado, llevaba al duende y con él sobrevoló la cima y lo dejo caer en la boca humeante del cráter.
Mientras los jóvenes corrían de un lado a otro, un aire frío irrumpió, y comenzó a nevar por primera vez en esta parte del universo.....
Firme, lechosa, dócilmente, la nieve penetró por primera vez sobre la abertura del volcán, sumergiendo su pasión milenaria, calmando la sed de venganza de Pillán.
Hoy nadie recuerda la historia. La montaña se muestra serena, inconmovible, y se eleva por encima del esplendor del valle y del suelo ceniciento y de los lagos de playas oscuras...
Se han perdido esas imprecisas presencias de añejos incendios. Pocos saben de los duendes ni del dueño de la montaña. –-----------------------------------------------------------------------------------